Yo fui zombi

La editorial de Xavier Bustamante

En esta sociedad, el dios Éxito es omnipresente y todopoderoso. Bajo su manto, el mundo de los humanos se diseña, desarrolla y mide sin piedad de la cruel deidad. Pero, en ocasiones, uno se aleja de su cálida protección y se sume en el olvido del más allá, de la fría frontera que separa al dios, de la yerma tierra del Fracaso.

Puedo hablar de ello porque durante 10 años he sido zombi. De hecho, lo estoy dejando poco a poco, no tan deprisa como me gustaría: esto de la deszombificación es más lento de lo que esperaba y deseaba.

Decía que he sido un zombi: un zombi económico. Pero, ¿y eso qué es? Un zombi económico es aquel individuo o familia que, sin llegar a estar muerto económicamente, deja de tener consistencia monetaria para la sociedad. Implica pertenecer a esa subespecie de familias que, sin perder el disfrute de un techo que antes era de su propiedad, sí ha perdido su posesión legal. Tienen las llaves de la casa, pero no saben hasta que día las seguirán abriendo. Es una situación que puede durar otra semana, otro mes, otro año si ocurriera un milagro...

Ser un zombi económico es una situación difícil de explicar a familiares o amigos y que intentas esconder a tus compañeros de trabajo. Incluso puedes olvidar cómo coño has llegado a ella y debes realizar un gran esfuerzo memorístico para lograr enlazar el camino que te ha llevado hasta allí.

Si llegas a esta situación, está claro que ha sido fruto de una debacle monetaria; de compendios de razones más o menos atribuibles a uno mismo. Dejar de pagar la hipoteca se convierte en uno de los últimos recursos a la que la antaño existente clase media recurre para sobrevivir. Hasta llegar a la irresponsabilidad de dejar de pagar tu deuda con el banco, pasas años de llegar a presupuestos de 10€ de comida diaria para tres: llegas a ni tenerlos.

Miedo, desesperanza, impotencia oyendo hablar de brotes verdes en la televisión, mientras dejas con cualquier excusa a tu hija en casa de familiares que le darán de cenar. Al fin y al cabo, también son años de suerte: por la ayuda recibida de esa familia y esos dos amigos que realmente llegan a brillar en las interminables travesías por el desierto, infatigables a la hora de escucharte cuando pueden y siempre un poco más de lo razonable. Ya se sabe: Dios los cría...

También son tiempos de blindarte junto a tu pareja y hacer frente a los buitres que, en nombre de la Santísima Banca, intentan despellejarte como el cadáver económico que para ellos resulta ser tu familia.

Suerte y trabajo nos han llevado a poder decir, con la boca muy, muy pequeña, que estamos dejando nuestra condición de zombis. Poco a poco y diciéndolo en voz baja, muy baja. Siempre se puede tener una recaída.

Me siento un privilegiado: no quiero pensar lo que ha sido y lo que es para las familias que no tienen la suerte de una mano amiga, de un familiar capaz de ayudar; para los que partían de una situación peor que la nuestra. Y es que antaño los dos nos ganábamos muy bien la vida.

Muy rápido empiezo a ver desenfocada aquella forma de no vivir, de no morir, de quedarme quieto como un animal apaleado, desconfiado, pendiente de dónde iba a venir el siguiente varapalo, el siguiente corte de luz, el siguiente corte de agua, las próximas amenazas en nombre de los “Servicios” Bancarios, Jurídicos...

Ahora hemos soltado el lastre. Ya vivimos en una casa de alquiler y podemos elegir el menú de nuestras comidas y cenas diarias. Espero seguir siendo consiente durante mucho tiempo de la existencia de los zombis y hasta muertos económicos que están al lado de nuestra casa. Siguen viviendo entre nosotros, pero no sabemos si en mayor o menor número porque no aparecen en las macrocifras económicas del país.

Un besazo enorme a mis pronto olvidados compañeros zombis: seguid luchando, porque estáis solos.

Redaccion Tupelu

Publicaciones relacionadas

inspiración en peluquería
La inspiración (I)
La editorial de Manuel Collado Los chicos de Adictos a la Peluquería me pidieron unas palabritas...
peinado corto corto
¿Corto, corto?
La editorial de Jordi Pérez Los clientes: benditos clientes... Ellos son el centro de nuestro...
Y tú, ¿de qué alimentas a la bestia?
La editorial de Xavier Bustamante Creo que una de las formas más fáciles y gráficas de simplificar...
No existe la meta
La editorial de Jordi Pérez Me presento, soy Jordi Pérez, propietario de La Barberia de Gràcia. Y...

[publicidad 1]

by rokk ebony
Zingara
by Joey Scandizzo Salon
Fifty Strands of Braids
by Joey Scandizzo Salon
by Anahair
by Gonzalo Zarauza
British Hairdressing Awards 2017 Robert Kirby
By Robert Kirby
Oneida Juan Luis Soria adictos a la peluquería
by Juan Luis Soria (Grupo7)
by Enrique Serrano
By Corta Cabeza
By Sam James-Cockayne (Orbe)

 

 

©2017 TUPELU.COM
Guaraní Digital, S.L.

C/ Sant Joan, 17
08734 Moja · SPAIN
online@tupelu.com

MENU

Portada
Tendencias
Novedades
Con nombre propio
Eventos
Formación

SOBRE NOSOTROS

Tupelu.com
Contacta
Media Kit 2017

PRIVACIDAD

Aviso legal
Política de Cookies