Mis Referentes

Sobre héroes y titanes

Volvemos exahustos de esos 3 días de feria.

Nos hemos levantado a las 4 de la mañana para poder coger el tren.

A mi lado, María, con evidente cansancio, aprovecha el viaje para hojear las redes sociales y ver ‘que se cuece’ en ellas.

Detrás dejamos un fin de semana con jornadas de 10 horas, casi todas depié, yendo de un lado a otro por interminables pabellones.

Si ha habido suerte, malcomiendo algún ridículo bocadillo pagado a precio de oro, junto a un refresco, olvidado a medias, en alguna improvisada barra, junto algún stand periférico.

Por el pasillo del tren pasa Juanjo Ruzafa, viene de hacer una formación también en Madrid y llegará a su barbería justo para levantar persiana.

Lleva 6 meses sin parar ningún fin de semana en casa.

En la cafetería del AVE saludo a Santi Gallego, me quedo charlando un rato con Carles Sánchez y Alexander Kiryliuk me cuenta que se quiere ir a vivir a Sitges…

Unos han estado sobre el escenario, otros abajo disfrutándolos, pero hoy, parece que los peluqueros hemos tomado la cafetería del tren.

Cada cual para llegar con tiempo suficiente, abrir la peluquería y atender a sus clientes.

 

El esfuerzo, uno de esos valores antaño benerado como imprescindible requisito de cualquier éxito, en escasos años, ha pasado a ser ninguneado peaje de obligada elusión.

Dicen, que el sudor del esfuerzo, ha sido esclavizado por el todopoderoso dios de lo digital, milagroso frasco de inmediatez,  y que el preciado éxito es ahora recluído en los actuales cyber-paraísos, moldeado por sus frenéticas reglas.

Así pues, parece ser que la ciencia de los impactos visuales, hace contraproducente cualquier esfuerzo que vaya más allá del necesario para aparentar el deseado disfraz de estética frescura e innovación.

Todo por los impactos.

Nuestra profesión, fundamentalmente vinculada a a la estética, antaño ligada a personalidad, profesión y otros mundos atados a la realidad física, ahora parece arrastrada al espejismo de la apariencia superficial, vacío envase de lo evidente, inclusive para buscar espejos en los que reflejarse o metas a alcanzar.

Obligados por algún atávico y poco productivo sentimiento, algunos, espero que no pocos, nos intentamos aferrar al brillo de la vida del trabajo artesano.

Del mimar los detalles escuchando como hablan entre ellos, rebuscar los que se entienden para acabar fructificando con un fulgor, equiparable al del prefabricado milagro plastificado de inmediatez de las soluciones llave en mano, pero con un brillo, una intensidad más perdurable en el tiempo.

Empeañados en nadar a contracorriente sabiendo que el regusto de satisfacción por el trabajo hecho, lo es, de forma palpable y en sintonía con lo sentido.

Por eso, en Adictos, tenemos nuestra propia lista de seguidos, de protagonistas que hacen profesión con su esfuerzo.

Suman peluquería, buenos trabajos, buenas formaciones, buenas ideas, innovadoras en forma o fondo, o simplemente revisando los clásicos de siempre.

Exudando curiosidad, inconformidad, optimismo, incansabilidad, ilusión, poseedores en numerosas ocasiones de una naif forma de ver y vivir la vida.

Nuestros protagonista, esos que llevamos 12 años descubriendo, siguiendo, intentando apoyar con nuestro granito de arena, tienen en común que han la ingente cantidad de esfuerzo e ilusión que han ido invirtiendo en su carrera profesional.

Y lo siguen haciendo una vez ahí arriba.

Profesionales que tras un intenso fin de semana sobre el escenario o bajo él, dando o recibiendo titánicas formaciones, te encuentras en el tren del siguiente lunes, a las 6 de la mañana, para llegar a tiempo de abrir su salón y atender a los clientes.

Aquellos que tras trabajar las oportunas 10 horas de rigor, ojean formaciones online mientras preparan la cena para su familia.

Los que antes de abrir el salón, recién puestas las calles, ofrecen sus mejores deseos al resto del universo de las redes.

Intuyo, no se porqué, que mientras sigan existiendo, todavía habrá posibilidad de redención, de redirigir la ruta de la perdida carreta que es nuestro querido mundo.

Por nuestra parte, mientras nos lo permitáis, seguimos con la pretensión de aportar una minucia para darlos a conocer y reconocer.

Son, sois,  nuestros REFERENTES,  profesionales peluqueros cargados de esfuerzo y futuros…

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia de usuario y obtener datos estadísticos de navegación de los usuarios.  Para más información vea la Política de cookies