FAUC#4 – Marcel Montlleó

Marcel Montlleó, un hombre intenso

Ser provocador es bueno.

El mundo necesita alguna forma de provocación para estimular el pensamiento, las ideas y las conversaciones que no tienen nada que ver con el hombre que lo crea.

A Marcel se le ve dando órdenes en las sesiones; estricto, pero siempre correcto.

En una sesión, a una modelo le dice: “Hay un poso de tristeza en tu mirada, y eso es lo último que quiero”.

Acto seguido, se le escucha bromear; mostrarse como un chaval travieso con muchas ganas de pasárselo bien, sin que le importe lo más mínimo qué pensarán los demás de sus constantes desafíos.

Sin desperdiciar un segundo de la vida y la creatividad que le ha sido otorgado.

Los que le conocemos y vivimos su día a día durante más de tres décadas, lo sabemos bien, es más que un trabajo, es una pasión, una sana obsesión.

Presenta mujeres que aman y desean ser amadas, que gozan con su imagen, que ni tienen reparo en lucirla ni lo consideran una simple frivolidad, si no todo un culto a su imagen.

Con una misión, trabaja desde la sencillez, para él la moda no tiene como fin único la seducción, también el confort.

El quiere crear un estilo nuevo, más centrado en lo femenino y en la comodidad, asegurando a quien le escuche que: “Si hay comodidad, hay seguridad” y está convencido de que hoy ser sexy o verse atractiva pasa por ahí.

Un enamorado de la belleza, la que casi obsesivamente logra captar como nadie cuando ve a una mujer.

 

Introducción de Juan Balaguer

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia de usuario y obtener datos estadísticos de navegación de los usuarios.  Para más información vea la Política de cookies