Adiós 2022

Dejemos salir el 2022 ¿Para que entre el 2023?

Muchas esperanzas tenía puestas en este año que hoy acaba, intentando borrar y olvidar los ecos vivos todavía, de una pandemia que nos encerró en nuestras casas a meditar sobre lo frágil y efímero de nuestro mundo, pero sin conseguir socialmente ni enseñanza ni moraleja alguna.

En vez de buscar una “nueva normalidad”, hemos preferido una vez más, obviar el aviso y ,cobardemente, enterrar la cabeza para no enfrentarnos a las dificultades.

Desde Rusia nos han llegado los ecos de la guerra, bombas, destrucción y muertes, de nuevo muy cerca nuestro.

Catástrofe tratada como inconveniente por cínicos y excusa por especuladores, analistas y gurús encargados de ‘racionalizar’ estos tiempos que parecen cualquier cosa menos racionales.

En este ambiente hemos ido subiendo y bajado a diario, las persianas de nuestro negocio, acogiendo a una clientela (y a nosotros como tales) fluctuando entre el goteo de malas nuevas y la reacción de visceral optimismo, en contra del letargo producto de tanta negatividad.

Este año nuestro querido sector parece haber añadido a esta dinámica general, un aparente giro de la Peluquería Profesional hacia la Peluquería desprovista del calificativo.

Las grandes firmas, teoricamente con mayor información sobre el presente y futuro del consumidor, parecen apostar por fórmulas mas sencillas, más digeribles.

En la formación parecen ganar visibilidad las propuestas de espejismos brillantes frente a aquellas más consistentes en forma y fondo. ¿Tiempos de fuegos artificiales de sencillo consumo?.

En la divulgación y Comunicación Profesional, prefieren fórmulas importadas directamente del gran consumo, en el que las favorecedoras posturas de los selfies y el número de ‘followers’, desbancan al conocimiento y el rigor de los medios que pudieran haberse ganado un nombre tras años de estudio y dedicación a nuestro sector.

Los grandes eventos del país, parecen estar buscando formulas para reinventarse, mientras los de menor tamaño aparentan ganar adeptos y terreno.

Las apuestas de los “grandes” del lugar parecen diluirse en la amabilidad de los gestos, en vez de apoyar y dinamizar verdareramente el aspecto más profesional de la peluquería, sus profesionales.

Como resultados económicos, solo puedo compartir la información de nuestro propio salón.

Este año hemos recuperado la tendencia de crecimiento anual que llevábamos en 2019 (pre-pandemia), con la diferencia de que este año hemos tenido un segundo trimestre muy bueno, y un inusual medicre cuarto trimestre, en especial diciembre (cuidadín).

En fin, esto es lo que me ha parecido un 2022 que despido sin demasiado rencor, pero con muchas ganas.

Espero que vosotros hayáis podido vivirlo mas placenteramente.

Deseo que el próximo, ese que mañana estrenaremos, venga con mas ganas de agradar a todos y en especial a quellos que podamos habernos ganado el apellido de Profesionales a base de trabajo y tiempo de dedicación.

Así que alzo mi copa y brindo por el 2023, deseándoos los mejor…

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Sobre el Autor

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia de usuario y obtener datos estadísticos de navegación de los usuarios.  Para más información vea la Política de cookies